Artesanía

Desempeña un papel cultural determinante, desarrollo económico local y lucha por la conservación de técnicas y cosmogonías de alto valor patrimonial. Promover nuevas formas de difusión, desarrollar redes y fomentar la participación son parte de las acciones para consolidar uno de los sectores de mayor relevancia en la identidad de los territorios

Vitrina Artesanía

Vitrina CHEC es el espacio para la exhibición de procesos creativos nacionales que han tenido una trayectoria de internacionalización en los últimos años y que han contado con el apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. En esta selección se presentan proyectos y obras que han sido premiadas y destacadas en distintas instancias como ferias, bienales, exhibiciones, entre otras.


La presente selección curatorial responde al encargo de construir un relato basado en la reflexión en torno al valor público de la cultura. El encargo solicita hacer esto en base a una selección de agentes intermediadores que, en su quehacer, den cuenta de las partes relevantes que conforman la cadena de valor del sector de la Artesanía.

Tiempo aproximado de lectura: 8 minutos

Los agentes seleccionados para este pabellón son de naturaleza muy diversa pero todos constituyen un referente en distintos puntos del ciclo de las cadenas de valor de las que participan, las que pueden ser cortas, intermedias o largas, paralelas y/o simultáneas dentro del sector artesanal. Como veremos, en el mundo de la Artesanía existen cadenas muy cortas donde un mismo “eslabón”, el artesano, cumpliría todas las funciones que van desde el acceso y obtención de materias primas, la creación de piezas artesanales hasta su difusión y comercialización. Por otro lado, existen cadenas intermedias y largas donde un número mayor de actores intervienen en el proceso, como serían recolectores, diseñadores, artesanos, comercializadores y especialistas en difusión y formación en oficios artesanales.

La presente selección considera una mirada transversal del sector artesanal chileno actual, dando cuenta de la diversidad dentro de este mismo ecosistema, relevando sus particularidades y brechas así como visualizando oportunidades para agregar valor y potencial de internacionalización que, a juicio de la presente curatoría, yacen en dos palabras clave: colaboración y diversificación.

TERRITORIO ARTESANO

Para efectos de converger en una definición unívoca de Artesanía, nos referiremos al documento Política Nacional de Artesanía 2017-2022 publicado por el Área de Artesanía del Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio, que define como: “un objeto de valor de consumo que además integra un patrimonio inmaterial, sin perder por ello su dimensión artístico-creativa que le incorpora el trabajo del artesano”. Agregamos que su relevancia patrimonial se hace presente desde el oficio de la detección y recolección de materias primas y en el caso de artesanías pasa también por tradiciones de formación y la transmisión de oficios, hasta llegar a instancias de comercialización las que, en su mejor versión, constituyen mercados con gran valor de uso, cultural y turístico.

La artesanía tiene directa relación con el territorio, ahí radica su belleza más intrínseca y su valor patrimonial. Así, un producto artesanal con valor patrimonial va por definición relacionado con al menos tres aspectos fundamentales que son la base de la cadena de valor artesanal:

  • La Artesana/o, que en los casos vernáculos indígenas, puede llegar a ser exponentes de un modo de vida con una determinada cosmogonía, orden social y cultural.
  • La materia prima predominante utilizada, muchas veces es la expresión del contexto natural, extractivo y productivo local.
  • El oficio desarrollado e invertido en la transformación de la materia en un objeto terminado, que en muchos casos puede ser un reflejo transparente del nivel de desarrollo sociocultural y productivo del territorio.

Naturalmente, los artesanos deben velar por su subsistencia y para ello es que cada quien se adapta y flexibiliza su quehacer con el noble propósito de sostenerse dignamente. Por definición la artesana/o en Chile es y ha sido un sujeto expuesto a altos grados de vulnerabilidad socioeconómica, muchas veces siendo sujeto de arbitrariedades por parte de intermediarios. En ese contexto no es de extrañar que actualmente la artesanía y sus cultores vienen sufriendo cambios importantes en los materiales, herramientas, procesos de trabajo y comercialización utilizados. Esto adquiere una expresión concreta en la estandarización de productos en un esfuerzo por insertarse en un mercado cada vez más competitivo y demandante, con menor disposición a pagar por objetos genuinamente artesanales.

Frente a este panorama es que resulta alentador encontrar exponentes destacados que dan cuenta de una progresiva revalorización de la artesanía en su expresión más virtuosa, donde es posible distinguir y valorar en su mérito cada uno de los eslabones de una cadena de valor que va desde la recolección y preparación de materia prima, creación y comercialización hasta formación y difusión como son los casos de la presente selección. Así, la primera decisión curatorial relevante consistió en seleccionar exponentes de cadenas de valor tanto largas como cortas, donde se puede reconocer claramente la presencia del artesano, su historia y contexto vital.
En los casos de los agentes comercializadores seleccionados, destacan por hacer un esfuerzo relevante por poner al artesano en el centro dirigiendo la atención hacia la persona que originó la pieza artesanal, transformándose en puentes de comercialización entre el artesano y el consumidor. Los buenos ejemplos logran poner en valor el relato que hay tras cada pieza artesanal, el territorio y sus comunidades lográndose diferenciar de los productos seriados que amenazan constantemente la sostenibilidad de este sector.

EL ARTESANO EN EL CENTRO

La mayor parte de las veces, los agentes intermediadores del sector artesanal son los mismos artesanos quienes cubren la cadena de valor completa de su actividad. Son ellos mismos quienes recolectan la materia prima, la procesan, elaboran sus productos y los comercializan en distintos canales comerciales muchas veces directamente en ferias, mercados o rutas artesanales, espacios públicos cruciales al momento de entrar en contacto directo con el público final y a su vez fundamentales para el desarrollo del sector. Algunos casos de éxito permiten al artesano hacerse de todo el valor económico presente en la cadena, no pocas veces a expensas de largas horas de trabajo y dificultades en la gestión propias de estar presente a lo largo de un proceso que exige una diversidad de habilidades. Cabe preguntarse entonces, cómo se están transformando y resignificando estos espacios públicos en momentos de pandemia, en donde ese contacto profundo y directo se ha visto restringido drásticamente. Los casos de agentes de difusión seleccionados en la presente curatoría, destacan por ser plataformas de circulación digital de contenidos vivos del patrimonio material e intangible que buscan fortalecer y articular redes de manera colaborativa.

Por otro lado existe un número creciente de casos donde han entrado en el cuadro diseñadores o intermediarios profesionales que colaboran con artesanos para la elaboración de productos a pedido en medidas, especificaciones y diseños especiales. Esta cadena de valor abastece tanto clientes privados como espacios comerciales especializados. Este formato genera una cadena productiva y de comercialización donde es posible obtener un valor adicional para el artesano en términos de ingreso estable al encontrarse en la base de una cadena de valor asociada a las artes aplicadas, decoración y en general consumo de alta gama. Un riesgo de este formato es que el artesano puede perder visibilidad fácilmente al quedar detrás de profesionales o revendedores que son quienes en definitiva administran y sostienen la relación con el cliente. Esto puede generar asimetrías de poder donde el artesano se hace dependiente y finalmente, vulnerable. Esta dependencia puede ser negativa no sólo producto de prácticas abusivas en precios, por ejemplo, sino también por el caso contrario, donde un asistencialismo mal entendido puede generar distorsiones en los precios y con ello acostumbrar a los productores a condiciones que no son sostenibles en condiciones normales, de paso afectando a otros actores de la cadena de valor.

El cuadro recién descrito no debe ser necesariamente así y la prueba está en los casos seleccionados, los que en su conjunto demuestran que es posible combinar el desarrollo de una industria de comercialización dinámica, compatible con un comercio justo y la mantención de tradiciones con valor patrimonial y territorial, que ponen al artesano al centro de su quehacer. En los casos de los agentes creadores seleccionados, destacan por trabajar en la revalorización de la artesanía tradicional cuestionando sus formas y procesos por medio de la experimentación técnica y creativa con altos valores de innovación, tendiendo puentes entre el patrimonio tradicional y nuevas formas de carácter contemporáneo.

EL CENTRO DEL ARTESANO

Estimamos que en el corazón de los casos contenidos en esta selección es posible encontrar lo que el experto en industrias creativas Alex Paredes define como “núcleo creativo” en su reciente libro “Diversificar” (2020). Éste se refiere a la existencia de un centro o “core” de originalidad, creatividad y/u oficio el que, en la medida que está presente permite no solo crear obras o productos de gran valor sino que alimentar una estrategia de sostenibilidad basada en la diversificación de los modos en los que es posible entrar en contacto con dicho núcleo creativo, o talento del autor. Es aquí donde cobra preponderancia el rol de agentes intermediadores virtuosos o innovadores quienes a través de su intervención logran diversificar las maneras en las que el público puede entrar en resonancia con el talento y particular valor del artesano. Acá nos referimos no sólo a la comercialización con criterios justos sino que también al desarrollo de experiencias formativas, desarrollo de investigaciones y publicaciones, fomento de asociatividad, experimentaciones, cruces disciplinares, productos turísticos y un largo e inagotable potencial de subproductos originados a partir de la combinación de un núcleo creativo determinado con otros talentos, especialidades, materiales y territorios. En los casos de los agentes de formación seleccionados, destacan por alentar la puesta en valor de la artesanía y sus cultores desde un espacio de reflexión, enseñanza y formación en un ámbito académico y a su vez la enseñanza de oficios que permitan a los artesanos y creadores generar ingresos durante todo el año.

COLABORACIÓN PARA LA DIVERSIFICACIÓN

En la práctica hoy podemos constatar que la cadena de valor de la artesanía tal como la hemos concebido ya se ha diversificado, pero no necesariamente sobre la base de comercio justo o colaboraciones del todo virtuosas. La oferta de talleres, experiencias, canales de venta presencial y online, entre muchos otros, hacen que hablar de la intermediación en esta industria en particular sea un asunto delicado porque no siempre juega en favor del artesano y la capacidad de ganarse la vida a partir de su oficio. Cuando nos referimos a diversificación, en el particular sentido en que es propuesto en este texto, no se refiere necesariamente a una ampliación literal del repertorio de objetos artesanales sino más bien a una multiplicación de los formatos y canales a través de los cuales es posible entrar en contacto con el Artesano, su mundo y el valor que irradia. Más allá de las reseñas que suelen acompañar los productos artesanales, hay un mundo de colaboraciones interdisciplinares posibles con otros artesanos, diseñadores y arquitectos, audiovisualistas, escritores, músicos, cocineros y autores de otras industrias creativas en general que no desvirtúan u opacan el oficio artesanal sino que, por el contrario, le arrojan una nueva luz y con ello una nueva manera de verlo y experimentarlo.

Para lograr dar un salto adelante en el desarrollo y sostenibilidad de una escena de artesanado próspero y con potencial de internacionalización, es estratégico apuntalar y combinar tres procesos clave. El primero consiste en reforzar y en algunos casos rearticular la tríada básica entre creador, materia prima y territorio. En este entran políticas públicas e iniciativas privadas que buscan mejorar las capacidades de los artesanos, asegurar calidad, disponibilidad y accesibilidad de materias primas, articular relatos y cadenas de valor complementarias en los territorios. El segundo proceso tiene relación con el fomento de la diversificación de nuevas fuentes de ingresos complementarias. Para ello es clave diversificar y para ello invertir en el desarrollo de habilidades para la colaboración y el trabajo interdisciplinario para luego impulsar y acompañar con determinación procesos creativos colaborativos que a su vez potencien y fortalezcan a las agrupaciones de artesanos y creadores. He aquí un nuevo tipo de actor intermediario que es clave individualizar y promover: el “gestor creativo”, mujeres y hombres comprometidos que están detrás de publicaciones, ferias, muestras, comercios presenciales y digitales y que están llamados a ser actores clave para impulsar una escena artesanal tan innovadora como fiel a su tradición. Por último, promover las herramientas que nos otorga la digitalización dentro de la cadena de valor artesanal, como un eje esencial para la internacionalización y sostenibilidad del sector, contar con plataformas estables, robustas y herramientas eficaces que nos trae lo digital para convertirnos en una vitrina desde y hacia al mundo.

PALABRAS CLAVE Oficio artesanal, colaboración, diversificación, territorio, innovación.

LINKS

https://www.cultura.gob.cl/politicas-culturales/artesania/ https://planeas.com/proyecto/lanzamiento_libr0/?portfolioCats=4 http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-85865.html

Teresa Díaz

Diseñadora gráfica de formación con 18 años de experiencia en la gestión de proyectos culturales y comunicación visual, con un máster en Diseño Gráfico en London College of Communication en el Reino Unido.

Desde hace ocho años ejerzo como Fundadora y Directora Ejecutiva de Casa de Oficios, una organización sin fines de lucro que se dedica a la formación, divulgación y desarrollo de oficios manuales en Chile. De forma paralela me desempeño como Directora de Desarrollo de Proyectos de Daetz, Espacio Creativo en Frutillar con foco en el desarrollo de las industrias creativas. Casa de Oficios se ha convertido en un pionero espacio cultural, con una activa comunidad de más de 130 mil seguidores, lo que me llevó a ganar la beca “Aporte País” de Fundación Mustakis para visitar experiencias exitosas en oficios en el Reino Unido, las que sirvieron de inspiración para desarrollar ‘Factoría de Oficios’, un programa que busca la formación de artesanos a través de residencias creativa en oficios en el sur de Chile. Junto al desarrollo de emprendimientos culturales, me he desempeñado como académica en la Universidad Diego Portales por cinco años, siendo profesor titular del taller de Titulación y Taller de 2o año. Previamente viví por tres años en Londres, donde junto con estudiar tuve la oportunidad de emprender creando “ChileMakers”, una agrupación que promocionaba y comercializaba artesanías Chilenas contemporáneas en el Reino Unido en un marco de comercio justo. Junto con esto me desempeñé como practicante en Cockpit Arts, una importante incubadora de Oficios manuales de ese país. Entre 2002 y 2008 trabajé como directora de arte de la revista Diseño y en la agencia Wunderman-Young and Rubicam, tras lo cual emprendí con mi propia agencia, Blanco Diseño.

Proyectos Seleccionados

Escuela de Oficios Panguipulli

Un espacio de capacitación, especialización, formación, comercialización y difusión de artesanía.

UNAR: Unión Nacional de Artesanos y Artesanas de Chile

Actividades por el desarrollo de la artesanía, valorización de los artesanos, rescate del patrimonio y la cultura que aportan los diversos oficios de la artesanía.

Fundación Artesanías de Chile

La misión de esta fundación es preservar, proteger, fomentar y difundir los oficios artesanales tradicionales y a sus cultores, quienes forman parte del patrimonio cultural de Chile.

Artesanos en Feria

Artesanos en Feria

Agrupación Mimbrales

Mimbres de Chimbarongo

Arte Popular

Plataforma digital orientada al rescate del patrimonio cultural material e intangible, nuestras raíces y tradiciones de Chile y Latinoamérica.

Trenzados de Cutemu

Plataforma de creación, investigación, difusión, enseñanza, innovación y venta del trenzado de Cutemu.

Fundación Chol Chol

Organización sin fines de lucro, que promueve el comercio justo de fina artesanía y textilería mapuche.

Programa de Artesanía UC

Programa dependiente de la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que alienta la promoción y puesta en valor de la artesanía y sus cultores y cultoras desde un espacio académico

ONA Chile

Iniciativa dedicada a entregar lo mejor del arte de origen a través de piezas contemporáneas que incorporan diseños y técnicas ancestrales

Walka Escuela y Taller Joyería

Estudio de joyería contemporánea que hoy sigue a la vanguardia latinoamericana de este particular lenguaje del diseño y arte contemporáneos.